dimarts, 13 de gener de 2009


El tesoro submarino de Cala en Busquets


Laura Bañón Ciutadella


El fondo marino del puerto de Ciutadella esconde un patrimonio de valor histórico incalculable. La única prospección arqueológica realizada hasta el momento, en 2006, da prueba de ello. Los arqueólogos recuperaron casi 2.000 piezas y fragmentos procedentes de uno de los pecios de época romana. Todo el material recuperado ha sido objeto entre mayo de 2007 y abril de 2008 de un largo proceso de restauración dirigido por Margalida Munar Grimalt. En total se han podido restaurar 25 piezas intactas de gran valor que datan entre los siglos II A.C. y II D.C. Fue en los trabajos de dragado previos a la construcción del espigón de Cala en Busquets cuando un sondeo arqueológico descubrió la presencia de los restos de una embarcación de época romana. El Servei de Ports, promotor de las obras, paralizó los trabajos para el estudio del fondo marino afectado por el espigón. Los arqueólogos realizaron una excavación submarina que permitió recuperar estas casi 2.000 piezas. Las prospecciones fueron dirigidas por el arqueólogo Mateu Riera. El descubrimiento del pecio incluso obligó a Ports a desplazar el diseño del espigón para no afectar el pecio.Una vez culminadas las labores de estudio, catalogación y restauración de las piezas, el Servei de Ports de les Illes Balears ha decidido que el conjunto recuperado del fondo marino pueda regresar a Ciutadella. El conseller de Medio Ambiente del Govern y presidente de Ports, Miquel Àngel Grimalt, se desplazará el jueves a Ciutadella, junto al vicepresidente del organismo, Manuel Antonio Patiño, para firmar un convenio con el alcalde, Llorenç Brondo, a través del cual se hará entrega formal de la colección al municipio para que sea depositada en el Museo Municipal del Bastió de Sa Font.Entre las 25 piezas intactas que han sido recuperadas y restauradas destaca el conjunto de ánforas, con la hipótesis de que se trata de los recipientes para el transporte de comercial de aceite y uvas (vino) que llevaba una de las embarcaciones de época romana hundidas en el puerto de Ciutadella. Otro de los objetos que ha sido restaurado es una candileja romana con el dibujo de un personaje masculino que parece un gladiador con un escudo en su mano derecha. Asimismo, en la colección de 25 piezas destacan varios ejemplos de cerámica “sigillata”, como un plato decorado y con las iniciales “S.M.F.”. Además se han recuperado jarrones, ollas de barro, tapones de ánforas y una botella de cristal, entre otros.


FUENTE: Diari Menorca, versión digital, 13/01/2009