dimarts, 13 de gener de 2009

Montefí, todo un mundo por descubrir


Rubén P. Atienza Ciutadella

El yacimiento de Montefí está llamado a ser uno de los puntos de referencia de la arqueología insular. Después de que hace un par de meses el recinto fuera adquirido por el Consell con la ayuda de unos fondos europeos, el área de Patrimonio se ha puesto manos a la obra con el objetivo de crear un itinerario que pueda estar abierto al público el próximo verano, tal y como reconoció ayer el conseller de Cultura, Joan Lluís Torres. Desde el pasado 18 de noviembre, una brigada comandada por las arqueólogas Carmen Lara y Joana Gual se está encargando de realizar todas las tareas de limpieza y acondicionamiento de un enclave que supone todo un mundo por descubrir. En realidad se trata del primer paso de un proyecto a largo plazo en el que está previsto realizar excavaciones que arrojen más luz sobre este asentamiento de la era talayótica (se calcula que del siglo X a.C.) que perduró hasta la época romana.Con motivo del programa de actividades de la Diada de Sant Antoni, Patrimonio organizó ayer una visita guiada en la que participaron cerca de un centenar de personas, quienes pudieron comprobar “in situ” algunas de las joyas que guarda el yacimiento situado junto al Camí Vell de Ciutadella. Uno de los aspectos más valiosos del lugar, según explican los especialistas, reside en el hecho de tener tres talayots de diferentes características. Cuentan que en su día hubo otro que desapareció cuando se construyó la carretera general. Dentro de la zona arqueológica destaca también una notable necrópolis de cuevas artificiales, doce según las fuentes más antiguas, aunque hasta la fecha sólo se han localizado con claridad siete, de las cuales actualmente sólo se pueden visitar tres. Una de las tareas más arduas que se está desarrollando es limpiar las cavidades, que con el paso del tiempo y tras ser utilizadas en muchos casos por los campesinos están un tanto deterioradas.En definitiva, lo que actualmente se puede visitar es un conjunto de espacios y edificios construidos para el desarrollo de la actividad cotidiana de un grupo de población estrechamente vinculado a la agricultura y a la ganadería. Por las noticias que se tienen, al parecer se trata de uno de los poblados más grandes ubicados en el entorno más próximo del puerto de Ciutadella. En la zona que ahora se está recuperando se desarrolló en su día un intenso trabajo agrícola, y como testimonio del mismo actualmente se pueden encontrar algunos restos, como una barraca en buenas condiciones, un pequeño huerto y una amplia representación de diferentes tipologías de “paret seca”.Potencial arqueológicoPero además del tremendo potencial arqueológico que se esconde en el subsuelo de Montefí, el poblado cuenta con otras características que lo avalan para poder ser en el futuro uno de los puntos clave de la Xarxa Monumental. En primer lugar su situación, de fácil acceso por carretera y próximo a una gran población, mientras que por otra parte le añade un plus el hecho de estar próximo a otros dos de los espacios más visitados por el turista, como son las canteras de Líthica y la Naveta des Tudons. El objetivo, según reconoce Torres, es que “exista una compatibilidad entre las visitas y el trabajo arqueológico”, lo que a la postre desembocará a juicio del conseller en que con el paso del tiempo cada paseo por el recinto “será diferente” gracias “a todo lo que se puede encontrar... Seguro que habrá sorpresas”.

FUENTE: Diario Menorca, versión digital, 12/01/2009
http://www.menorca.info/menorca_info/v4_1_2/indexh.php?tsx=noticia&idnx=7676