divendres, 9 de gener de 2009


Rehabilitación de “Sa Pirámide” de Es Born


Controversia popular sobre el obelisco

La reforma ha generado disparidad de opiniones

I.P.D.R. CiutadellaPasan los días y se suceden los argumentos, a favor y en contra. Quien más quien menos ha comentado o ha escuchado opiniones en relación a la rehabilitación del obelisco de la plaza de Es Born, uno de los monumentos históricos más relevantes de Ciutadella, por ser el homenaje de la ciudad a todos aquellos que padecieron el asalto turco de 1558, “s’Any de sa Desgràcia”. La intervención en “Sa Piràmide” diseñada por el hijo ilustre Rafel Oleo i Quadrado ha sido desafortunada para unos y apropiada para otros.EntidadesLa Societat Històrico-Arqueològica Martí i Bella ha sido, por el momento, la entidad que más críticas ha vertido en relación a esta actuación municipal, calificada de “lamentable” por la junta directiva de la entidad, por haber infringido las normas más básicas de la restauración, como por ejemplo, la Carta de Venecia. Se trata de la “carta magna” de este tipo de actuaciones, que en su articulado contempla que “la finalidad de una restauración es conservar y poner de relieve los valores formales e históricos del monumento y se fundamenta en el respeto a los elementos antiguos y a las partes auténticas”, algo que se ha vulnerado en este caso según la Martí i Bella. Y es que esta asociación, lejos de criticar la profesionalidad de la empresa que ha realizado las obras, centra sus voces hacia el equipo de gobierno municipal, que ha ejecutado una intervención sobre la cual la asociación se pregunta si existe un proyecto de restauración elaborado por técnicos competentes, si el resultado es consecuencia de las directrices del plan original, o si se ha contado con algún informe de la Comissió Insular de Patrimoni Històric del Consell insular. Por este motivo y para evitar más intervenciones desafortunadas en la reforma de otros espacios del conjunto histórico de Ciutadella, como es el caso de la plaza de Es Pins y del Pla de Sant Joan, este colectivo reclama “la inmediata puesta en funcionamiento del Consell Municipal de Patrimoni Històric como órgano de control y asesoramiento”.Las recientes fiestas de Navidad han impedido que otras entidades hayan podido debatir esta cuestión, como es el caso de la Associació de Veïns Ciutadella Vella, la del Centre Comercial Obert Ciutadella Antiga o el Casino 17 de Gener. A título personal, el presidente de Ciutadella Vella, Antoni Gener, considera que “el obelisco parece demasiado nuevo, ha perdido su imagen como monumento histórico”, aunque no entra a valorar si ha sido o no una actuación técnicamente correcta.Por su parte, el presidente de Ciutadella Antiga, Jesus Llufriu, afirma que entre los comerciantes hay disparidad de opiniones. “A unos les gusta como ha quedado y a otros no, aunque parece que la mayoría no están de acuerdo”, dice Llufriu.Mientras, el presidente del Casino 17 de Gener, Antoni Pons, recuerda que toda actuación “se tiene que hacer respetando lo que había anteriormente”, aunque admite desconocer si los procedimientos utilizados han sido o no los correctos, “puesto que hay opiniones que defienden cada postura


FUENTE: Diari Menorca, versión digital, 9/01/2009