divendres, 9 de gener de 2009


Las obras deberán finalizar antes de abril de 2010


Sant Diego se convertirá en una nueva sala de conciertos

Convento. Sant Diego puede acoger hasta 250 personas

O.R.P. AlaiorAlaior destinará 300.000 euros a perfeccionar la acústica del Convento de Sant Diego. Esta partida cierra los 1,6 millones que el Gobierno cederá al Consistorio fruto del Fondo Estatal para reactivar la construcción, y la economía, en los municipios españoles. De este modo, el Ayuntamiento desestima, por desavenencias entre ambas partes, acometer de inmediato las obras de mejora del Centro Cultural. Estas deberán esperar, como mínimo, hasta 2010.Josep Portella, edil de Cultura, reconoció ayer la oportunidad que presentará esta mejora en un espacio emblemático de la localidad. “Hemos ganado una nueva sala polivalente que complementará el Pati de Sa Lluna”, aseguró. La intención consistorial pasa por poder dedicar este espacio a actividades alternativas a las exposiciones. Conciertos, conferencias y proyecciones pasarán a engrosar el programa lúdico del inmueble.La intervención se sustenta en el estudio previo, presentado antes del verano pasado, sobre las posibilidades de mejorar la acústica del convento. Las actuaciones recomendadas a acometer pasan por cambiar la madera del suelo y del altar, forrar de un material especial los muros de la nave, independizar la puerta de la calle de la sala mediante la instalación de un plafón acristalado y la compra de butacas que absorban la música en caso de no completarse el aforo. Está previsto habilitar la sala para un máximo de 250 personas. “Creemos que será suficiente si tenemos en cuenta que en Alaior vivimos 10.000 personas”, aseveró Portella.La intención, así como obligatorio por parte del Estado, es que las obras estén finalizadas antes de abril de 2010. El coste estimado rondará los 300.000 euros y el inicio se especula entre mayo y el próximo verano.Centro CulturalLa decisión de remodelar Sant Diego responde a la falta de entendimiento entre el Ayuntamiento y la propiedad del Centro Cultural, la sociedad anónima Procensa. Portella justificó que “la entidad no ha podido tomar una decisión en tiempo y forma por lo que ahora dispondrá de todo el que quiera para poder acometer la reforma del inmueble (mejoras de acústica y del escenario) con cargo a los presupuestos de 2010”.


FUENTE: Diari Menorca, versión digital, 9/01/2009